Continúan quejas en “Bajo del Chompipe”

Deja un comentario

31 octubre, 2015 por El Periódico de Belén

  • Terrible escándalo en centro de eventos

Redacción el Guacho

Bajo "el Chompipe"Fiestas, conciertos, luces, artistas, colores y lo más importante, potentes equipos de sonido, así es como se caracterizan las actividades al aire libre dentro de  la propiedad de Pedregal. Muchos de los eventos atraen la atención de personas tanto de Belén como de otros lugares del país; son en general, una forma de recreación que a los jóvenes agrada, aunque a un precio un tanto elevado como para ser accesible para la mayoría.

De igual manera, el salón de eventos de Pedregal ha sido noticia a nivel nacional en reiteradas ocasiones, al ser sede de importantes actividades, entre ellas la boda del portero de la selección nacional de fútbol: Keylor Navas, festivales de música electrónica como “Life in color” o el “Holi One” (evento varias veces criticado por ser tomado de la religión y cultura hindú) o el redondel recientemente creado en 2014 para épocas de fin de año, que compite en calidad con el de Zapote.

Lo que los noticieros nacionales no explican y que posiblemente la mayoría de las personas que asisten a las actividades, es que detrás del lujoso salón de eventos de Pedregal se encuentra un pequeño barrio que forma parte del distrito de La Asunción, que nosotros los belemitas comúnmente denominamos “el Bajo del Chompipe”, donde hasta hace poco se ubicaba la sede de la empresa Kimberly-Clark. Estas personas viven en un radio de aproximadamente 50 metros del parque del centro de eventos, donde se desarrolla la mayor cantidad de actividades masivas, como los conciertos, por poner un ejemplo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La aparición de la publicidad en televisión o radio de un concierto o una fiesta en el salón de eventos de Pedregal representa un martirio para los vecinos del bajo del Chompipe, pues saben con certeza que su fin de semana se verá obstruido por el muy alto volumen de las actividades y sobre todo porque finalizan en la madrugada del día siguiente en la mayoría de los casos.

Una vecina cuenta que deben salir el fin de semana de su propia casa y dormir en otro lugar porque hay demasiado ruido como para descansar apaciblemente, lo que representa tener que considerar las actividades en Pedregal cada vez que piense en hacer planes para su fin de semana. Otro caso más lamentable es el de otra vecina, cuya madre se encuentra enferma y no puede abandonar su hogar, lo que obliga a la familia a tener que desvelarse escuchando todo lo que ocurre en el parqueo del salón de eventos donde se divierten sin preocupaciones quienes pueden comprar la entrada a la actividad. Sin embargo, al acudir a la Municipalidad por el apoyo que requiere su situación, los vecinos no encuentran respuesta alguna, posiblemente por lo que implica tener que imponerse ante los dueños de Pedregal, por lo que hacen caso omiso de las quejas; Lastimosamente, este contexto describe perfectamente la metafórica lucha entre David y Goliat.

Por otro lado, el decreto ejecutivo N.° 37522-S emitido en el 2013 en La Gaceta exige que al ser las 10:00 p.m. las actividades culturales, musicales y deportivas no excedan los 45 decibeles de volumen, de lo contrario podrían ser sancionados por el Ministerio de Salud. La herramienta jurídica existe, falta que los vecinos juntos y organizados se llenen de valor y presenten un recurso contra Pedregal por el incumplimiento de ese decreto, con el respaldo del pueblo belemita contra los abusos de las grandes empresas hacia los pueblos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: