Ser ateo en Belén

Deja un comentario

31 octubre, 2015 por El Periódico de Belén

 

warren

Por Warren Ulloa Argüello

San Antonio de Belén es una especie de tierra santa. En la parroquia confluyen muchas ideologías religiosas, desde cristianos católicos, protestantes, mormones y testigos de Jehová, por lo que ser ateo en un pueblo como este, suele ser todo un reto.

No es fácil salirse del conservadurismo religioso que ha imperado en la parroquia. Sin embargo, mi decisión soberana de no creer en nada, de mostrarme escéptico a vidas eternas, paraísos de leche y miel, siempre ha estado en mí, lo recuerdo perfectamente. Desde niño me molestaba el hecho que el sacerdote decía que Jesús El Cristo era el hijo único de dios, por lo que tal afirmación del curita me dejaba muchas interrogantes. Recuerdo el manazo que me dio mi mamá cuando le dije que si Jesús era hijo único de dios, entonces nosotros éramos una horda de bastardos.

Pero llegar a una conclusión donde mis momentos felices hasta los más amargos no tenga ni que agradecer en los momentos buenos ni a quien maldecir u orar en los momentos malos, es cierto, es duro en los momentos más difíciles no tener sostén pero es muy libertador.

Ser ateo o agnóstico no nos hace ni mejores ni peores personas, nos hace, quizá, un poco más humanos y entender que después de todo, venimos del mono y monos con el privilegio y la maldición de pensar.

Los viejos más recalcitrantes caen en comentarios adulcéntricos  al decir, con sorna ignorante, que uno es ateo hasta cuando pasa alguna prueba. Como si a ese dios en el que ellos creen le gustara poner pruebas como a Job. Mi ateísmo fue más puesto a prueba, cuando en pleno Atlántico, sobre la nada, rumbo a Europa, el avión entró en una ráfaga de turbulencias que lo hicieron para todo lado.

Sin embargo, el proceso para llegar a decir que no creo en nada y que no me da miedo sino libertad me tomó varios años, lecturas, preguntas que hasta la fecha siguen sin respuesta, porque en esa interrogante está la dicha de saberme consciente y racional.

Desde pequeño no me gustaba ni las clases de catecismo, ni ir a misa o menos las figuras de cristo lacerantes de Semana Santa, cuya muerte siempre me encajaron. Desde los diecisiete di ese salto al vacío al decir que no creo en nada y no fue hasta entrados los veinte que luego de una pesadilla reveladora me dije: dios no existe. Mis padres siempre respetaron mi decisión de no fe.

Ahora bien, declararse ateo en una comunidad tan conservadora y doble moral como la belemita y costarricense no es fácil, ya que he comprobado que es más fácil decir gay o lesbiana en público que ateo, la gente te cierra puertas, te mira de reojo y te ve como si fueras un bicho raro. Para cuando Edgar Silva me invitó al programa Buen Día donde me confesé públicamente ateo, con alevosía y provocación, recibí de cristianos hijos del señor, los insultos más soeces que recuerde haber recibido. Una señora con foto de portada de Jesús me decía hasta de lo que iba a morir y cerraba su letanía de insultos con bendiciones. Recuerdo que para las fiestas de San Antonio iba caminando por ahí, cuando un par de ancianas que jugaban bingo murmuraron cuando me vieron, entre sus murmullos dijeron que yo había escrito un libro satánico (Bajo la lluvia Dios no existe, que está próximo a traducirse al alemán) y la otra dama añadió que según ella yo era ateo, pero que no le constaba ¡como si yo fuera un vampiro de Bram Stoker!

Debo agradecer a autores como Betrand Rusell, Cristopher Hitchens, Pascal, Spinoza, Nietchze entre muchos otros su guía en lecturas y enseñanzas para mi libertad espiritual y moral. Por ello, no creo que Jesús esté a la derecha del padre, ni me juzgará entre vivos y muertos y mucho menos él murió por mí. Pido respeto para la gente que no cree en dios, como ustedes piden respeto por su dios. Me declaro libre pensador, estoy a favor del aborto, de la eutanasia, de la unión libre de personas del mismo sexo, de la clonación, de la FIV, y fervoroso luchador como feminista que soy de los derechos de la mujer.

Dejo mi correo electrónico para comentarios: literofilia@gmail.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: